contenidos propiedad de LETRA A LETRA CONTENIDOS S.L- más información en letraaletra@rincondenoticias.com

inicio

secciones:

actualidad

opinión

marketing

cine

conciertos

cultura

deportes

teatro

motor

empresa

sociedad

salud

viajes

inmobiliaria

reportajes

entrevistas


902 88 54 59
www.letraaletra.com
Notas de Prensa


Dimite Rajoy. ¿España se rompe?. Sin alarmismos, por favor. Por Juan Salazar
Tras el triunfo de Sánchez en el Congreso con la Moción de censura se precipitan los acontecimientos y Rajoy dimite, finalmente. ¿España se rompe?. Sin alarmismos, por favor y vamos a ver que pasa. Gracias.
Sánchez gana la moción de censura. La derecha inicia su campaña de desestabilización con el lema 'España se Rompe'. La izquierda, los separatistas, los nacionalistas, los populistas y todo lo que huela a rojo se frota las manos esperando recibir la recompensa de ese apoyo envenenado a la moción. Cantos de sirena mientras en Moncloa batían sables. Rajoy no iba a dimitir para paralizar la moción. Cospedal sale al ruedo político y dice que aunque Rajoy dimitiera no podría parar la moción. Sánchez que dice que Rajoy tuvo la oportunidad de pararla pero no quiso. Mientras tanto Rivera, siempre con su no determinación a decantarse por uno u otro costado de la balanza y siempre en la indefinición más pasmosa saca pecho ante populares, socialistas y populistas pero se lleva la mayor parte de los palos.

En la otra parte un gran sector de la población clamando unas nuevas elecciones para dilucidar un nuevo gobierno que salga de las urnas y no de los despachos. Debate sobre si esta forma de llegar al gobierno es democrática o no, aunque lo marque la Constitución que llegados a este punto parece que sea para unas cosas sí, para otras no pero para según que cosas pues también.

Mientras tanto el Senado se levanta en armas. Los rojos (siento ser superficial) comienzan a marcar el terreno de sus demandas. Como dijo Pablo Iglesias era indigno e indecente que Sánchez fuera presidente del gobierno con unos presupuestos de la derecha y claro está, las bases rugen y claman por su trozo de pastel, ahora en el Senado.

En el otro lado los separatistas frotándose las manos, liberados ya del 155 y con un pie fuera del tiesto de España, esperan el momento más oportuno para lanzarse sobre su presa, su débil y solitaria presa en minoría, reclamando su parte del botín. Por su parte, los nacionalistas vascos que habían aprobado una semana antes los presupuestos de Rajoy va y votan a favor de la moción de censura a sabiendas que se estaban jugando un tremendo botín plasmado en millones de euros a pesar del compromiso de Sánchez. Y es que en el Senado manda el PP y por mayoría absoluta, algo que no debieron calcular bien los nacionalistas vascos, que dicho sea de paso son políticos a los que nunca les ha interesado que España vaya bien.

Y todo esto y como telón de fondo ante la inmensa y tremenda corrupción política que todo lo acecha. Mientras el PP ya es el partido de la democracia con una sentencia firme por la trama Gúrtel como beneficiario a titulo lucrativo de una trama mafiosa organizada con una contabilidad B perfectamente reglada y con nombre y apellidos, el PSOE espera la sentencia de los EREs y de otros tantos juicios pendientes por presunta corrupción.

¿España se rompe?. Todo dependerá de lo que pase en las próximas fechas y miren ustedes que Don Pedrito ya ha diseñado su débil y frágil gobierno a imagen y semejanza de los socialistas; sí esos que tanto han gobernado en nuestro país y que se jacta de 150 años de Historia sin tener en cuenta el clamor popular que demanda unas elecciones límpias, democráticas y abiertas. ¿Miedo a la democracia después de 150 años o paga vitalicia para el señorito de los rosales, primero y luego ya veremos.

El caso es que el nuevo gobierno que llama a filas a históricos como D. Josep Borrell tiene toda la pinta de durar menos que un caramelo en la puerta de un colegio porque todavía no hemos hablado de las demandas de aquellos otros que apoyaron la moción de censura que aupó a Sánchez por la puerta trasera al poder y suman 180, menos 84 escasos diputados del PSOE, es para echarse a temblar.

Constitución, Democracia y Estado de Derecho sí pero con matices. Al tiempo. ¿Será una cuestión de concepto?. Pronto, muy pronto lo sabremos pero lo que tenemos muy claro es que D. Pedro no se toma las uvas en la Moncloa. De ésta, no sale vivo. No convocar las elecciones puede llevarles a la ruina y por qué no decirlo, a la desaparición del histórico PSOE. ¿Qué no?. Atentos.
volver a inicio
902 88 54 59
www.letraaletra.com
Notas de Prensa